Por qué acabar con el VIH depende de encontrar una cura y una prevención

Pero el VIH/SIDA no ha sido controlado y las nuevas infecciones continúan impulsando la epidemia. El SIDA sigue siendo uno de los principales causa de la muerte en África.

Incluso si se previenen nuevas infecciones, 36,9 millones Las personas con VIH en todo el mundo deben recibir tratamiento antirretroviral para vivir una vida saludable. Si bien el tratamiento ahora es tan simple como tomar una sola pastilla al día, todavía existen muchos desafíos para la adherencia diaria, incluido el estigma continuo.

Una solución definitiva sería una cura viable. En la reciente Conferencia sobre Retrovirus e Infecciones Oportunistas investigadores confirmado el segundo caso de remisión o “cura” del VIH. Conocido como el “paciente de Londres”, la persona entró en remisión después de un trasplante de células madre como parte de su tratamiento contra el cáncer. Salió del procedimiento libre tanto de su linfoma potencialmente mortal como de la necesidad de una terapia contra el VIH.

Oferta | Hágase la prueba del VIH en la comodidad de su hogar

El “Paciente de Berlín”, Timothy Brown, llegó a los titulares mundiales en 2008 cuando los científicos anunciaron que se había curado del VIH. Han pasado 12 años desde que Brown se curó, después de someterse a quimioterapia, irradiación corporal total y dos trasplantes de células madre. Brown ha estado fuera del tratamiento desde el trasplante y, después de múltiples procedimientos de muestreo de tejido, no tiene evidencia restante de reservorios de VIH. El paciente de Londres es ahora la remisión del VIH en adultos más larga después del trasplante de células madre desde el «paciente de Berlín».

Este desarrollo es un triunfo para la ciencia médica así como para el paciente de Londres. Pero, a pesar de lo emocionante que es, el trasplante de células madre es un procedimiento agotador y peligroso y no es la bala mágica que acabará con el VIH/SIDA. Esto se debe a que, lamentablemente, no es una cura escalable y factible para los 39 millones de personas que actualmente viven con el VIH.

Prueba de VIH

Trasplantes de células madre

El “paciente de Londres” era VIH positivo, pero fue su linfoma de Hodgkin lo que llevó a la necesidad de un trasplante de células madre.

El virus HI debe vincularse a una célula T huésped humana en la sangre o en los ganglios linfáticos para replicarse e infectar el cuerpo. El virus se adhiere a un conjunto de enlaces especiales en la célula T humana. Si uno de esos enlaces no está disponible debido a mutaciones genéticas, es posible que al virus le resulte más difícil establecer una infección.

Una de esas mutaciones genéticas ocurre en un enlace llamado «receptor CCR5». Algunas personas tienen esta mutación de forma natural. El “paciente de Londres”, mientras recibía terapia antirretroviral y supresión viral, se sometió a un trasplante de médula ósea como parte de su tratamiento del linfoma. El donante de médula ósea tenía la mutación genética y se la transmitió al “paciente de Londres” a través del procedimiento, lo que dificulta la replicación del VIH.

El “paciente de Londres” dejó de tomar la terapia antirretroviral 16 meses después del trasplante. Y 18 meses después el virus sigue siendo indetectable. Por lo general, cuando una persona con VIH interrumpe el tratamiento, el virus se recupera dentro del primer mes.

El logro de la remisión en un segundo paciente ha proporcionado más información crítica para informar nuestra comprensión de cómo se produce la infección por VIH y la interacción entre las células humanas y el virus.

Por importante que sea este trabajo, todavía no existe una cura escalable y también es vital que los investigadores, y los países, sigan esforzándose en la prevención. Se sigue realizando un trabajo importante en este ámbito.

Hombre que sostiene una pastilla de PrEP

Prevención

A medida que avanza la investigación sobre la cura del VIH, también lo hace la investigación sobre herramientas de prevención del VIH, como Profilaxis previa a la exposición (una pastilla diaria que te protege de la infección por el VIH) y el desarrollo de un vacuna preventiva.

Dos vacunas en etapa tardía juicios están en marcha en el África subsahariana. Los resultados estarán disponibles en 2022. Una vacuna preventiva también mejoraría en gran medida los esfuerzos para controlar la epidemia del VIH.

Una cura que funcione, junto con una vacuna preventiva, serían los ingredientes para la erradicación del VIH. Hasta entonces, debemos obtener un tratamiento efectivo y accesible para todos los que lo necesiten, al mismo tiempo que implementamos las muchas herramientas de prevención a nuestra disposición.

Linda Gail Bekker, profesor de medicina y subdirector del Centro de VIH Desmond Tutu en el Instituto de Enfermedades Infecciosas y Medicina Molecular, Universidad de Ciudad del Cabo

Este artículo se vuelve a publicar de La conversación bajo una licencia Creative Commons. Leer el artículo original.

Por qué acabar con el VIH depende de encontrar una cura y una prevención

Ir arriba