Colombia no logra detener los asesinatos de personas LGBT

BOGOTÁ (Fundación Thomson Reuters) – Colombia no ha progresado en detener los asesinatos de lesbianas, gays, bisexuales y transgénero, dijeron los activistas, ya que una nueva investigación mostró que más de 100 fueron asesinados el año pasado a pesar de una caída general en la tasa de homicidios.

La tasa de homicidios de Colombia cayó a su nivel más bajo en cuatro décadas el año pasado, según cifras del gobierno, pero la cantidad de personas LGBT asesinadas no ha disminuido.

Hubo 109 asesinatos reportados de personas LGBT el año pasado y 108 en 2016, según un informe de un grupo de derechos. Colombia Diversa. La mayoría de las víctimas eran hombres homosexuales o mujeres transgénero.

“A pesar de los avances en el reconocimiento de los derechos (LGBT), el proceso de paz y la disminución general de homicidios en el país, la violencia contra las personas LGBT no muestra una reducción similar”, dice el informe, publicado esta semana.

Relacionados | La igualdad LGBT no existe, pero aquí se explica cómo luchar por ella

La asesora del presidente en derechos humanos, Paula Gaviria, dijo que Colombia está comprometida con la protección de las personas LGBT.

“Los asesinatos de personas LGBTI nos duelen”, dijo Gaviria. “Necesitamos que la violencia deje de ser lo que nos define como país. Nada puede ni debe estar por encima del respeto a la vida”.

Marcela Sánchez, directora de Colombia Diversa, dijo que si bien más fiscales estatales habían sido capacitados en derechos LGBT y designados para investigar crímenes de odio y asesinatos, la mayoría seguía impune.

“Esto no se ha traducido en mejores investigaciones y sentencias”, dijo Sánchez al Fundación Thomson Reuters.

Colombia ha logrado avances importantes en los derechos de los homosexuales desde 2015, permitiendo que las parejas del mismo sexo se casen y adopten niños, pero los activistas dicen que eso podría ponerse a prueba cuando el nuevo gobierno de derecha de Iván Duque asuma el cargo en agosto.

Durante su campaña electoral, el presidente electo Duque dijo a los medios locales que tenía un “gran respeto” por la comunidad LGBT.

Relacionados | La mitad de los estadounidenses LGBTQ empleados están en el armario en el trabajo

Pero su gobierno está respaldado por grupos conservadores y evangélicos que ven los actos homosexuales como un pecado y están ganando influencia en el país.

Algunas de las decenas de miles que salieron a las calles para una marcha nacional del orgullo LGBT la semana pasada portaban pancartas que decían “Ni un paso atrás”.

“Tenemos matrimonio igualitario y otros derechos, pero ahora necesitamos protegerlos porque el movimiento conservador es fuerte y está muy bien conectado con la presidencia”, dijo Mauricio Albarracin, un activista LGBT.

Ir arriba